Sadomasoquismo seguro… no vaya a ser que nos hagamos daño.

.

En el blog orgasmatrix.com encontramos esta original campaña de la asociación francesa AIDES contra la propagación del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. «JUEGA SEGURO, PROTEGETE», un slogan perfecto que no nos cansaremos de repetir las veces que haga falta.

.

.

Nunca se repite lo bastante, así que como ya hicimos El Día Internacional contra el SIDA, volvemos a recomendar un par de textos para disfrutar de cualquier juego asegurando la prevención de transmisión de enfermedades:

– el artículo De las ETS: VIH, de Cuadernos de BDSM nº 2

– el  “Manual de Salud Anorectal” que en 2008 publicó la Secretaría de Salud de México a través del CENSIDA

.

.

.

.

.

Como observación personal:

No son pocas las ocasiones en las que en foros de sexualidad general y en espacios de sexualidades alternativas, se plantean dudas sobre salud sexual de lo más básicas. Son lugares en los que se proponen a veces prácticas y fantasías que podrían ser consideradas de mayor riesgo: por haber presencia de sangre como consecuencia o incluso como protagonista de los juegos, o por implicar un  mayor número de parejas sexuales (sexo en grupo, con parejas múltiples, con desconocidos,… ), zoofilia, scat,…

A veces, casi más preocupante que la ignorancia sexual que se trasluce de las consultas de algunos participantes, es la ignorancia sexual e indiferencia por la salud ajena que transmiten algunas respuestas, que a la par de desinformar, pueden promover conductas peligrosas en quienes los leen. Parece que algunos, con tal de escribir y hacer constar su existencia, les da igual qué responden… y si bien soltar falsedades o inexactitudes sobre otros temas puede ser más o menos inocuo, en estos es casi criminal.

Por favor, si has llegado aquí por casualidad, o en tus primeras ciberbúsquedas. Si por lo que sea tienes dudas sobre salud sexual, métodos preventivos, riesgos, etc.,… ANTES de embarcarte en prácticas BDSM o de ningún tipo, tomate un poco de tiempo para leer e informarte, y asegúrate de la fiabilidad de las fuentes. Te puede ir la vida (y la de otros) en ello.

.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.