Los Guardianes del Cedro, novela de Jose Luís Danwart

Hace unos meses  comentamos en el blog una de las novelas de Danwart, «Identidad Violenta». Hoy  presentamos otro de los títulos que hasta la fecha ha publicado, «Los Guardianes del Cedro», que parte de la guerra de El Líbano y acaba en el ambiente SM de la España actual.

A continuación hacemos nuestro propio resumen de la historia (trataremos de no destripar finales) y la impresión que hemos extraido de la lectura, que puede, o no, coincidir con lo que el autor pretendía transmitir… Es lo que tiene la subjetividad del escritor/lector. Os invitamos a hacer vuestra propia exploración.

 .

En 1983, occidente se retira de El Líbano dejando atrás un Beirut asolado, inmerso en un durísimo conflicto bélico. Con él deja el país Michel, cargando consigo el desarraigo, la ruptura interior y unas ansias informes de humillación y violencia que descubrió dentro de sí mismo durante la guerra.

Años después, en un club gay de Madrid, Jose Luís se inicia en la búsqueda del dolor y la sumisión a manos de Selena y Violet, una pareja de mujeres lesbianas dominantes. Allí conoce a Michel, que intenta calmar la lucha interior que arrastra desde la guerra del Líbano y purgar la sensación de haber traicionado a Beirut y a sus compañeros, buscando nuevas guerras, entregándose a sesiones sadomasoquistas con desconocidos, provocando que viertan sobre él violencia y humillación descontroladas…

Michel tiene previsto partir al día siguiente sin equipaje a otro país, en respuesta a una invitación de una pareja gay que promete hacerle desaparecer para siempre, eternamente cerrado en una vida de masoquismo y esclavitud. “Necesito un desenlace que otorgue sentido a la vida que me antecede”.

Pero movido por el impulso, Jose Luís boicotea sus planes. A partir de ahí ambos emprenden en paralelo la búsqueda de su identidad, apoyados en su mutua amistad. Cada uno tendrá que descubrir y resolver sus propias ansias y combatir sus demonios.

 .

La novela está escrita en primera persona, pero a través de dos voces diferentes destinadas a encontrarse. En la primera parte nos ponemos en la piel de Michel, combatiente en la guerra del Líbano. En la segunda mitad de la novela, es el propio autor quien nos presta su personaje para narrar su historia, el encuentro con Michel y los hechos posteriores.

Personalmente prefiero, con mucho, la segunda parte de la novela. Es que lo bélico no es lo mío…. No obstante es necesario leer la primera parte – trabajo que por otro lado tampoco es costoso, ya que la novela está escrita con un ritmo ágil que hace su lectura muy cómoda – para sumergirte en la reflexión que motiva el origen de la posterior búsqueda de violencia y dolor por parte de los personajes y el devenir de la historia, sobre todo de la historia de Michel:

La violencia salvaje y desmedida que se desata durante los conflictos bélicos, ¿es barbarie y enajenación?, ¿la pérdida de aquello que define nuestra humanidad, arrebatado en la locura de la guerra? O por el contrario, ¿es ésa realmente la naturaleza instintiva del ser humano y la expresión de su vitalidad?, una naturaleza de por si violenta que encuentra su auténtica realización en la lucha, y que sólo en el marco de la guerra consigue liberarse de los corsés impuestos por una sociedad miedosa, superficial y comedida…

 .

En esta novela, el sadomasoquismo es un fuego que devora y purifica, crueldad, dolor, anulación… No hay espacio para el amor y la ternura. Jose Luis vive el masoquismo en una relación SM de esclavitud Femdom basada en el desprecio de género, a mano de una pareja de amas lesbianas, con las que tal vez encuentre el equilibrio de su sed de oscuridad, o tal vez acabe de perderse. Para Michel es una pulsión que nació y creció al abrigo de la crueldad bélica, y que puede ser el camino hacia un final de autodestrucción liberadora o hacia la aceptación de su sexualidad.

Y es que las novelas de Jose Luis Danwart no son lecturas blandas. Quien busque el romanticismo de una historia de amor aderezada de azotes, no lo encontrará aquí. Son historias de autodescubrimiento, de rupturas y reconstrucciones, de búsquedas confusas que intentan encontrar la propia identidad a contracorriente.

“Los Guardianes del Cedro” cuenta dos de esas historias, dos hombres que buscan en el sadomasoquismo su propia naturaleza y su sentido de la vida. Una novela descarnada y directa, que difícilmente dejará indiferente al lector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.