La amenaza de las sumisas manipuladoras.*

“(…) una de las armas más recurrentes de las que dispone quien ejerce el rol sumiso es la manipulación y el chantaje emocional. Suele ser una de las maneras más usuales (…)”

.

Esto dice al hablar de roles el libro “BDSM desde cero: Técnicas, consejos, conceptos y controversias”, de René Guevara. Mientras que en el mismo apartado a los dominantes les recomienda ser selectivos y no aceptar a cualquiera como sumiso, a los sumisos nos aconseja no manipular. Anotando que no sería justo no recordar que somos manipuladores. Porque nosotros no necesitamos ser selectivos, al parecer. Ni los dominantes usan el chantaje emocional y la manipulación para que el sumiso trague con cosas que no desea. Nunca.

Lo triste no es que aparezca como tal en este texto Si así fuera podría considerar que es un comentario desafortunado y ya está. El problema es que no es nuevo. Al fin y al cabo si vamos a recoger tópicos, el de que los sumisos manipulamos no podía faltar.

Recientemente he leído (otra vez, no es la primera) que si hay amor en una D/s es fácil caer en el top from the botton. Ahí estamos las sumisas al acecho, como buitres de los afectos, esperando la oportunidad para arrancar del amor de nuestro dominante a zarpazos nuestra ansiada cota de poder.

Y no pocas veces al argumentar en contra del uso de la palabra de seguridad, se alega que ésta (como si no hubiera argumentos coherentes y serios) permite a la parte sumisa manejar a su capricho la sesión y por ende al dominante. Argumento que frecuentemente se extiende al debate sobre los límites o las técnicas y procesos de consenso. Las herramientas de seguridad se invalidan, no basándose en análisis de posibles riesgos por el uso ineficaz de estas herramientas, porque se queden cortas o puedan malinterpretarse, o porque los usuarios se acomoden y se fíen y puedan caer en accidentes y dramas por dejar de prestar la atención personal debida… No, el argumento es que si dejas que usen palabra de seguridad y límites, te van a convertir en un juguete. Van a diseñar la relación a su capricho dejándote en desventaja y sin poder.

.

¿Con qué clase de sumisos se relacionan ustedes?

.

Somos lo que somos porque así lo sentimos y lo elegimos. No somos sumisos para llevar el control, NOS GUSTA que el control no esté en nuestra mano, por eso lo cedemos. Porque si no quisiéramos cederlo, no nos meteríamos en esto, que nadie nos obliga. No somos esclavos comprados en el mercado, somos personas libres que les elegimos para dejar de serlo. No somos manipuladores por naturaleza como parecen pensar, no más o en mayor número que los que ejercen el rol dominante.

Esa fijación en la supuesta manipulación como característica innata del sumiso es como mínimo insultante, y dice muy poco de su capacidad como dominantes para elegir la persona adecuada y construir con ella una relación D/s, S/m, o lo que sea, sana. ¿Hasta ahí llegan, nada más? ¿Esos son todos sus argumentos? ¿Hasta ese punto necesitan estar a la defensiva? ¿Así ven a los sumisos/as? Si yo fuese dominante y tuviese ese concepto sobre el rol que me complementa, creo que me deprimiría profundamente.

.

En serio… Si esa es la visión que tienen de la parte sumisa, tal vez deberían cambiar de amistades.

.

.

*He usado el femenino en el título porque me siento más identificada como tal en este debate, pero vale para todos.

.

.

.

.

.

.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.