Ser o no Ser «Master»

Más o menos habitualmente, vemos por ahí quienes se autodefinen como «Master».

Voy a obviar el hecho de que la palabra aparezca en el propio apodo, pues en ese caso considero que no es más que una forma de autoidentificarse en un colectivo cuya proliferación hace ya tiempo que obliga a poner «apellidos» o números añadidos. Así que, me refiero concretamente a quienes se autodenominan «Master» en la declaración de su perfil o en sus presentaciones.

Es sobre estos últimos sobre los que me pregunto: Son conscientes de que la calificación de «Master» en este colectivo es algo honorífico y que no depende de ellos, sino de los demás?

Por que no se trata de algo reglado, como una carrera universitaria en la que puedes cursar un Master sobre algo relacionado (por cierto, es buen momento para aprovechar el Black Friday en la URJC!!!). Más bien se trata de un reconocimiento del resto del colectivo a unos conocimientos, trayectoria y comportamientos ejemplares, como podría ser el reconocimiento a un artesano al que reverencian todos, un actor vocacional que recibe un premio o un escritor premiado sin estudios referentes a ello.

Yo, personalmente, no me fiaría mucho de alguien que se autodenomina y refiere a sí mismo como Master. De hecho, creo que no conozco más que a dos o tres a los que referenciaría como tales… Y estoy más que seguro que más de uno de quienes están leyendo esto, pondrían alguna pega. Pero ninguno de ellos se refiere así mismos como «Master».

A tí, donde quiera que estés, quien con toda tu humildad y humanidad me enseñaste gran parte de lo que sé y a quien debo también mucho de lo que soy. Tú fuíste realmente un MASTER para mí, Sr_De_ AYALA.

DR.
22 nov.’18

……………..

P.D.: Quieron volver a escribir y no sé cómo empezar. Así que mientras encuentro mis palabras… rescato las Tuyas. (lena{DR})

Un pensamiento en “Ser o no Ser «Master»

  1. Según mi percepción personal (al igual que opinaba Dragón), en la Comunidad BDSM se da con más frecuencia la gente que va de prepotente que en el resto de la población en general.
    En todo caso (y ya que no hay instituciones que puedan darle a uno el título de «Maestro en BDSM») lo más sensato y correcto, es que sean otros (y no uno mismo) los que te adjudiquen ese título honorífico.

    Da la casualidad de que yo, quizá sea uno de los más indicados para adjudicarle a Dragón el título de «Maestro», porque literalmente, para mí, lo fue. Él fue quien me guio en mis inicios en el BDSM en aquellos primeros cafés que él y tú, lena, organizabais (aún recuerdo haber tomado mis primeros apuntes en las servilletas de la cafetería). Cuando nos volvíamos a ver él me llamaba «mi pequeño saltamontes», un «título» que aún recuerdo con nostalgia y agrado.

    lena, es maravilloso que quieras volver a escribir, tu prosa es muy cuidada, de fácil lectura y muchas veces emotiva (ahí está «Mi collar», por ejemplo, cuya re-lectura siempre me emociona) . ¡Ánimo!, espero leerte pronto y ¿quién sabe?, quizá hasta quieras seguir con la maravillosa labor de de divulgación que Dragón y tú realizasteis a través de Cuadernos BDSM. En este último objetivo cuenta (si te sirve) con mi incondicional ayuda .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.